¿Tienes claros los propósitos que quieres hacer este año?

¿Necesitas la aprobación de los demás en tu vida?

¿Tu vida está basada en la Aprobación de los demás?

Aprobación, de los demás, en tu vida
Cuando hacemos lo que nos gusta, no solemos pedir consejo a los demás, ¡lo hacemos y punto!, no pensamos en los pros y en los contras, como es algo positivo y nos hace sentir bien, tenemos la confianza de que estamos haciendo lo correcto y de forma instintiva, actuamos sin preguntar.

Otras veces, cuando es algo más importante, nos surgen dudas y necesitamos ver opiniones de los demás, para asegurarnos que estamos haciendo lo correcto antes de lanzarnos a la ligera y luego arrepentirnos. Ambas situaciones son normales y habituales.

Cuando la aprobación de los demás se vuelve indispensable

El problema viene cuando no somos capaces de tomar nuestras propias decisiones de forma inconsciente por miedo al fracaso, rechazo social y necesitamos la aprobación de los demás para poder actuar con seguridad. Os pongo un ejemplo:

Tienes que realizar una tarea que ya has realizado otras veces o te la han explicado anteriormente, pero aún así, antes de realizarla: dudas y necesitas confirmación para ser capaz de poder realizarla”.


Por esta razón, se necesita preguntar a menudo frases como esta: “Esto se hace así, ¿verdad?”. Se busca un para poder realizar la tarea. (Seguro que a más de una persona, le suena de lo que estoy hablando). En estos casos, la persona necesita apoyo en cada una de las acciones que tenga que realizar y pregunta con frecuencia y de forma inconsciente.

Dependencia: Sin aprobación, no me veo capaz.

Es un serio problema porque la persona lo pasa realmente mal y no se ve capaz de tomar sus propias decisiones sin pedir antes la aprobación de los demás. Suele tener complejos de inferioridad frente a las personas de su entorno. Baja su autoestima, pierde su confianza y seguridad y aumenta su miedo a equivocarse si actúa por su cuenta. De ahí que necesite el visto bueno los demás para aquello que tenga que realizar.

Hay personas que lo llevan ya muy arraigado durante mucho tiempo y les cuesta más ser autónomas e independientes, es el caso de algunas mujeres que son incapaces de tomar sus decisiones sin su pareja, por la dependencia que tienen hacia su pareja, han perdido la confianza en sí mismas y no se ven capaces de actuar sin su pareja. Suelen responder frases como: “¡Ay!, no está mi marido y yo no entiendo”.

De niños, nos mandaban callar cuando hablaban los mayores y no se tomaba en cuenta las decisiones del niño casi nunca. Que se le ocurriera mencionar: “no quiero ir”, “esto no me gusta” o “no me lo como”, ¡¡porque tenías el plato cada toma del día!! Y encima cobrabas en muchos casos.

El trato recibido en nuestra infancia marca un antes y un después y antiguamente había un profesorado muy duro con los pequeños cuando se equivocaban y añadían frases crueles como: “La Letra: Con sangre entra!!” o gritaban a un niño delante del resto de alumnos ridiculizándole, etc. Lo peor era la incomprensión que sentían al llegar a casa, si lo contaban, algunos cobraban más y muchos padres decían perlas como: “¡Algo habrás hecho!”.

En muchos hogares, el hombre de la casa, esposo y/o padre de familia, era quien tomaba las decisiones, no había de actuar sin consultárselo antes. Daba igual la edad que tuvieras, si era un niño peor, pero aunque fuera ya adulto, no cambiaba mucho la situación en ese aspecto, siempre se tomaba la palabra del padre antes de nada, lo que dijera Padre: ¡¡iba a misa!!.  Y con la esposa, no era muy distinto, el marido tomaba las decisiones por ella en casi todo, ella no tenía tanta libertad como hoy en día.

Todos estos aspectos, fomentan personas inseguras, con miedos y con autoestima baja durante mucho tiempo, hasta que alguien les brinda ayuda. Es cuando su vida empieza a cambiar, ven comprensión y apoyo al ser entendidas y van perdiendo ese miedo al error tomando sus propias decisiones poco a poco.

La inseguridad, nos priva de libertad y nos detiene en la toma de decisiones. Todo radica en los miedos que tenemos, nos paraliza y nos vuelve vulnerables necesitando ya de adultos, la aprobación de los demás para poder realizar cualquier tarea por mínima que sea. Para poder tomar las riendas de nuestra vida en casos así, necesitamos perder esos miedos y recuperar esa confianza que hemos perdido para poder tomar el control de nuestra vida.

No es fácil pasar de pedir aprobación a los demás de continuo durante mucho tiempo y de repente tomar el control así sin más, todo lleva su tiempo. Lo primero que debemos hacer es aceptar lo que nos está pasando como en la mayoría de los problemas que nos afectan y si vemos que necesitamos ayuda externa, ¡no pasa nada!, pongámonos en manos de profesionales que para eso están, ¡para ayudarnos!.


LA IMPORTANCIA DE CREER EN TI Y EN TU POTENCIAL

Aprobación, Riesgos, Miedos
Para perder el miedo, volver a ser independientes y recuperar esa seguridad y confianza que hemos perdido, es conveniente ir poco a poco y saber que como humanos que somos, no vamos a poder evitar equivocarnos: “Hasta el mejor escritor, hace un borrón”.

Ese miedo al error, no puede condicionar de tal forma en la toma de decisiones en cada situación que se nos presente. Si lo piensas bien, no se haría nada por si fallamos y no se arriesgaría nadie por miedo a perder, a fracasar y a equivocarse.  

Además de los errores propios y ajenos se puede aprender mucho y hará que nos sintamos mejor, puesto que habremos adquirido experiencia. Se dice que personas de mucho éxito, han prosperado gracias a sus errores.

Cuando una amiga/o nos pide consejo, la ayudamos sin miedos, porque tenemos más seguridad y confianza. Pues bien, la idea sería darle la vuelta a la escena y pensar que lo que te ocurre a ti, es lo que le ocurre a una amiga que te pide consejo. No lo verás tan dramático ni te costará tanto actuar.

Otra forma para no necesitar la aprobación de los demás, es pensar que no hay nadie para ayudarnos, ¿qué haríamos?, poco a poco iremos buscando una solución a cada situación sin necesidad de buscar alguien que nos ayude. Y nuestros miedos, se irán disipando poco a poco. Cuando actuar por ti mismo se convierte en la única opción, es cuando te das cuenta de lo que vales y sacas lo mejor de ti: ¡¡TU MEJOR VERSIÓN!!

Y a tú, ¿te sientes identificado/a con este tipo de situaciones?.
Cuéntanos tu opinión o experiencia al respecto.

Bienestar Psico-Social

Un Saludo.
RO

Comentarios

  1. ¡Fantástica entrada!
    Favorecer la seguridad en uno mismo y comprender esta idea de desprendernos de esas influencias infantiles educativas, donde se nos inculcaban esas dependencias respecto a la aprobación de los demás, lo cual como bien explicas en este artículo acarrea un buen número de problemas. Creer en nuestro propio potencial es muy conveniente para fortalecer la autoconfianza.
    Un besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y por explicarnos tu punto de vista sobre un tema que está frenando a muchas personas a ser un@ mism@ a la hora de manejar su vida.

      Me alegro mucho de volver a verte por aquí maja.
      Un fuerte abrazo y ¡¡Felices Fiestas!! ;)

      Eliminar
  2. La razón de la inseguridad la dices muy claramente, Rocío, o eso entendí, viene de la infancia, de la educación recibida entonces. Queda arraigado y para mucho/as es algo con lo que se convive a diario, "inseguridad" para poder decidir por sí mismo/a y necesitar la opinión o consejo de alguien.

    Hay que dar marcha atrás, rebobinar y empezar a aceptarse y confiar en que todos tenemos derecho a equivocarnos, ¡y no pasa nada! de los errores es bien sabido que también se aprende y se puede llegar a la auto confianza.

    Estupenda reflexión, querida amiga, me ha gustado muchísimo como lo has expuesto de forma que nos podamos ver de reflejo y dejar las dudas en tiempo pasado. Gracias.
    ¡Un fuerte abrazo, guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado cómo expones tu punto de vista sobre el tema. La clave está en "desaprender" lo que hemos aprendido mal, que nos esté perjudicando realmente. No es una tarea fácil, pero con tiempo y dedicación, se va consiguiendo crecer y modificar nuestras lecciones aprendidas.

      Gracias por la visita y por dar tu opinión, que la opinión vuestra es muy importante para todos. Me alegro que te haya gustado.
      Un fuerte abrazo ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario, tu opinión es importante.