¿Tienes claros los propósitos que quieres hacer este año?

¿Te cuesta mucho tomar decisiones?

La dificultad en la toma de decisiones

Dificultad toma decisiones
A diario solemos tomar decisiones casi sin darnos cuenta; al vestirnos, al peinarnos, a la hora de desayunar, comer o cenar, cuando nos llaman por teléfono (si contestar o no)..etc. Este tipo de decisiones sencillas, no nos suelen llevar demasiado tiempo y trabajo. Pero las decisiones importantes como el matrimonio, tener hijos, cambiarte de lugar de residencia, aceptar un puesto de trabajo, someterse a una intervención quirúrgica..etc. Aquí sí hay que dedicarles más de tiempo y estudiarlo bien, y nos cuesta más tomar una opción u otra.
Todos estos aspectos son normales en nuestra vida, pero no todas las personas respondemos de la misma manera, mientras unos tienen una gran facilidad por optar por una u otra opción, otras les cuesta horrores.


El motivo por el cuál nos cuesta tomar decisiones

Lo que hay detrás de esta dificultad para decidirnos, es la seguridad que haya en nosotros mismos, los miedos internos y el nivel de autoestima que tengamos. Cuando tenemos baja autoestima o inseguridad en nosotros mismos, nos frenamos, somos incapaces de tomar una decisión con rapidez, por miedo al fallo, a equivocarnos y descubrir después que hemos tomado la opción incorrecta como si de un test o examen se tratara.


Cómo nos afecta la indecisión a la hora de tomar decisiones importantes

En temas poco importantes, como la elección de comer una pera o una manzana, o elegir un peinado u otro, no pasa nada, a grandes rasgos, por tomar una decisión u otra, pero hay momentos, en los que elegir una prenda u otra, o no responder una llamada, puede ser importante. Y ese tipo de acciones nos van condicionando cada vez más hasta el punto de no ser capaces de tomar una decisión con soltura. 

Dificultad toma decisionesEsto se hace más evidente cuando estamos saturados por mucho trabajo y estrés, con las preocupaciones y problemas que tenemos en la cabeza todo el día, durante un largo período de tiempo. Hace que nos volvamos débiles a la hora de elegir, de tomar una decisión en un momento determinado de nuestra vida hasta llegar al punto de tener que contar con la ayuda de familiares o amigos por nuestra propia inseguridad o de evitar por todos los medios tomar una decisión, tanto si se trata de una banalidad, como elegir unos zapatos en negro o en azul, (acabas comprando los dos), como si se trata de algo más serio, como los temas amorosos que solemos recurrir a los amigos con la típica frase: "¿Qué hago?"!!.

Esto se puede evitar teniendo todo previsto al poder ser, organizando tus cosas y tareas preparadas para el día siguiente, no dejando que se atrasen, evitando así la acumulación de trabajos livianos que sumados a lo largo de una semana, favorece el estrés que perjudicándonos no solo a nivel físico, hace que no seamos capaces de pensar con claridad e incapaces de tomar nuestras propias decisiones. De ahí que nos volvamos más inseguros y crezcan nuestros miedos y nos sintamos mal cuando ya hemos sido capaces de tomar una decisión, porque tendremos pensamientos negativos internos: "¿Habré elegido bien?".

Cada persona viene condicionada por su experiencia y valores adquiridos en su infancia, a veces nos mostramos inseguros porque nos han hecho ser así de niños. Si cuando eres un niño, toman decisiones por tí siempre hasta edades muy tardías, no aprendemos a tener seguridad en nosotros. Ocurre lo mismo cuando en pareja, es el otro quien lleva todos los temas del hogar y nunca te toca a ti hacer un pago, revisar un recibo..el día que esa persona no pueda por lo que sea, nos veremos incapacitados mentalmente para desempeñar cualquiera de esas acciones porque todo serán dudas y miedos.

Pero todo esto con el tiempo, se puede arreglar, las personas inseguras con baja autoestima, basta con hacer que ésta suba para empezar en creer en ti mismo, y ver de lo que realmente eres capaz que ni te imaginabas. Como todo, lleva un tiempo de aceptación, adaptación, pero merecerá la pena ver que antes tenías dependencia de otras personas para tomar una decisión, mientras que ahora eres libre de tomar tus propias decisiones con seguridad y sin miedo, porque si nos equivocamos, siempre se pueden arreglar las cosas. 

¿Te cuesta mucho tomar una decisión importante?
¿Qué opciones eliges para tomar la decisión acertada?


Bienestar Psico-Social


Un Saludo.
RO

Comentarios