¿Cómo te afecta el cansancio mental y físico?

Cuando ya no puedes con todo

cansancio, mental, físico
Hay días que das lo mejor de ti y te esfuerzas al máximo, pero da igual, al final el resultado es el mismo: ¡todo te sale al revés!.

Cuando tienes uno de esos días, el culpable es el cansancio mental que sufres al no descansar bien la noche anterior.

Lo que ocurre cuando no dormimos lo suficiente

Tras pasar una mala noche sin dormir, el cuerpo no funciona bien, falta concentración, agilidad en nuestros movimientos, nos cuesta trabajo pensar con claridad, nos hablan y entendemos la mitad, en fin, nos lleva a un estado agotador, pero con unas horitas de sueño, problema solucionado. 

El problema se agrava cuando el cansancio o fatiga mental, está provocado por varios días sin descansar bien, preocupaciones, estrés, etc., porque también tendremos cansancio físico y emocional al llevar esta carga encima. Aquí es cuando ya vemos que nuestro cuerpo se rinde, nos dan cefaleas, mareos, angustia, taquicardias, pequeños cuadros de ansiedad y un sin fin de síntomas que nuestro cuerpo nos viene a decir que vayamos frenando ya con urgencia porque ya no puede más.


Hay que vigilar nuestra alimentación, a veces un cansancio extremo se debe por algún déficit vitamínico o mineral provocando estados carenciales mentales y/o físicos que se solucionan fácilmente equilibrando la dieta o con un suplemento prescrito por el médico. Un claro ejemplo serían las anemias ferropénicas o la falta de una de las vitaminas liposolubles: A, D, E, y K. 


Teniendo en cuenta que el cansancio no proviene de una alimentación mal equilibrada, habrá que ver entonces el tipo de descanso que estamos recibiendo cada día, como la forma del dormir, si es un sueño reparador o solamente estamos durmiendo por agotamiento y cómo llevamos el estrés en nuestro día a día. Si estamos muy estresados y saturados, descansaremos peor.


Cuando el cansancio se va acumulando

Aunque parezca pasajero, de continuar en esa línea, nos puede llegar a minar día tras día, acumulando este estado estresante y agotador con un cansancio atrasado y depresivo que en algunas ocasiones, bien por rutina, falta de motivación, desilusión y desgana, sentimientos de soledad, preocupaciones de hace ya tiempo que vamos rumiando o por la incapacidad de hacer frente a todo, llegamos a estresarnos y a tener serios problemas emocionales, corriendo el riesgo de caer en una depresión si no se toman medidas a tiempo.

Pues cuando llevas una sobrecarga mental, te cambia el carácter, se te van las fuerzas y vas teniendo cada vez más dificultad para sobrellevar esa situación. Cuando una persona está cansada, rinde peor, le cuesta relacionarse con los demás, pierde concentración y objetivos que tenía en un principio. Y es que cuando estamos motivados y descansados, ¡qué fácil y qué bonito se ve todo!, ¿verdad?.


Por todo esto, es importante vigilar el tipo de cansancio que estemos sufriendo, si es pasajero o por el contrario, si es porque ya llevamos un tiempo considerable. Antes de llegar este punto, hay que tomar medidas, para así recuperarnos con más facilidad y no perder de vista nuestra motivación. 


Para disminuir este estado, a veces no hay que hacer grandes esfuerzos, tan solo con una actitud positiva, podemos dar un giro a todo, para tomar conciencia de la situación. Una buena forma de conseguirlo, sería marcarse unas pautas de este estilo:
  • Emplea tu tiempo libre para realizar actividades que te gusten.
  • Motivarse poniéndote pequeñas metas fáciles de cumplir.
  • Marcarte objetivos que te ayuden a subir la autoestima y autorealización.
  • Dormir el número de horas suficiente para tener un buen descanso cada día.
  • Hacer un balance analizando aquellas cosas positivas que te hayan ocurrido durante la jornada.
  • Llevar una dieta equilibrada acorde con nuestras necesidades.
  • Ingerir mucha agua favorece su mejor funcionamiento, solo el 80% de nuestro cerebro está formado por agua.
  • Organiza tus tareas en pequeños períodos de tiempo para que no saturarte.
  • Realiza las tareas más difíciles, cuando te sientas con más fuerza.
  • Saca tiempo para estar con tus amistades, para desconectar de la rutina.
Por último, si el cansancio acumulado te ha llevado a un estado de nervios exasperante y te has estresado mucho, la mejor forma de quemar esa energía acumulada, es haciendo deporte, te relajará y ayudará a tener un mejor descanso después. Y bajar el ritmo siempre que sea posible para evitar caer de nuevo en un estado similar.

A veces, dedicarnos un poquito de tiempo a nosotros mismos, escuchando música, paseando, tomando algo con amigos, leyendo un libro, etc., se consigue un estado extraordinario que nos da la fuerza y la energía necesaria para pasar la semana con entusiasmo.

¿Te estresas con facilidad?, 
¿Tienes cansancio extremo con frecuencia?.
¡¡Gracias por dedicarme un ratito!!
Déjanos tu comentario si te apetece.
Si el artículo te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.


Bienestar Psico-Social

Un Saludo.
RO

Comentarios

  1.  Vaya pues no me vendría nada mal un tratamiento de choque como el que decís en el blog porque llevo unos días muy cansando y me gustaría empezar a remediarlo pronto, gracias Rocío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy en día con lo estresados que estamos y la vida tan rápida que llevamos, no es de extrañar que prácticamente cualquiera sufre de algún tipo de problema a la hora de descansar y un buen tratamiento, terapia o actividades adecuadas para mejorar nuestro sueño reparador, se vuelve indispensable para poder dar la talla durante la jornada diaria.

      Gracias por dejar tu comentario. Si te parece, rellena el formulario en la página de Contacto del blog para poder ponerme en contacto contigo y valorar todo aquello que te esté dificultando un descanso adecuado y te ayudaré a manejar el estrés en situaciones difíciles que se te presenten entre otras cosas que necesites.

      Un Cordial Saludo.
      ROCIO G.F.

      Eliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario que tu opinión es importante.